Autor: Jane Austen

Título: Orgullo y prejuicio

Lugar: Inglaterra, 1813

Número de páginas: 408 pp

Editorial: Cátedra

Hace más de doscientos años fue escrita y publicada la novela de Orgullo y prejuicio. Parece que un libro tan lejano al 2021 no tendría mucho que decir de la sociedad actual, pero cuánto más cambian las cosas más permanecen igual.

     La novela fue publicada por primera vez como Primeras impresiones. Ambos títulos son un acierto en cuanto la aproximación de la gente hacia el libro. Ya que se tiene el prejuicio de que es una chickflick. Puede que este malentendido se derive de las diversas adaptaciones en televisión y cine que ha tenido el texto. Lo cierto es que hay algo mucho más oscuro dentro de la historia. No se puede negar que el amor para Jane Austen es valioso. En el libro podemos encontrar que Elizabeth Bennet, la protagonista, tiene una opinión sobre el amor y el matrimonio. Solamente el más profundo de los amores me convencería de casarme. Es por eso que terminaré como una vieja solterona.

            La novela inicia con la frase Es una verdad reconocida que un hombre soltero, poseedor de una gran fortuna, necesita una esposa, en ella podemos ver claramente la ironía que caracterizaba a la escritora, y su preferencia de usar la comedia antes que un drama, para tratar los temas sociales. Como se puede ver en otras obras de la autora como: Sentido y Sensibilidad (1811) y, por supuesto, Emma (1815). Está claro que un hombre con dinero y con el mundo por delante de él, lo último en lo que ocupaba su mente es en encontrar a la esposa perfecta. A diferencia de una mujer que se encuentra en una situación opuesta a la del varón. A través de los diálogos de los personajes se manifiestan sus intenciones y motivaciones. Las cuales resultan opuestas al compararse entre sí; por ejemplo, las hermanas de Elizabeth. Al contrastar el temperamento de las 5 mujeres podemos colocarlas en polos opuestos: Lydia una libertina y Mary una moralina. Y debido a estas extremidades de personalidad, podemos colocarla a ella en el centro: mostrando a una mujer balanceada, y será este mismo comportamiento la que la llevará a diferenciarse de las demás mujeres y, por lo tanto, a poder decidir su camino y hacerse cargo de su existencia. Aunque esto signifique la ruina de su familia.

     Ese no es el único recurso que se utiliza en la obra. Uno que vale la pena resaltar, y que es muy utilizado en la actualidad, es el discurso indirecto libre. A través de esta técnica el escritor permite al lector internarse dentro de la psique de los personajes: por unos segundos, es decir, se mantiene su narrador en tercera persona, pero se accede a la interioridad del personaje. Mediante esta técnica Austen construyó seres que respiran a través del texto. Es una obra muy amena de leer, porque refleja y habla de la condición humana dentro de los diversos ambientes en los que se desarrolla: tanto la esfera privada como pública. Con sus miedos, sueños y limitaciones sociales. Podrá haber sido escrita hace siglos mas sigue vigente por un motivo específico, es muy humana.

     A pesar de estar construida en un contexto de moral de la regencia, invita a cuestionar las construcciones sociales y, sobre todo a nosotros mismos. Es fácil sentirse del lado bueno de la historia por considerarnos seres pensantes y buenos,pero es a partir de que se nos muestra una nueva perspectiva que nuestra mente se expande. Y la historia da al clavo: invita a interiorizar sobre nuestra construcción de la realidad y qué tanto influyen los demás en esta. Es a través del desarrollo personal y superación de los perjuicios que se puede encontrar un balance: es un reflejo de la construcción de la protagonista: un punto medio entre dos extremos. La novela muestra pequeños atisbos de idealismo: si el señor Darcy, quien representa a la riqueza de abolengo, es capaz de transformarse, también la sociedad lo puede lograr.

Por Fernanda González Barragán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.