Por Gabriela Ruiz Freyre

Diez monjas de la Iglesia del Monasterio de Santa Clara de Belorado en Burgos, España, han sido citadas a comparecer al tribunal eclesiástico para declarar, ya que se les atribuye el delito de cisma, debido a que iniciaron acciones para separarse de la Iglesia y creencia católicas, así como del Vaticano.

Las monjas Clarisas de la Provincia de Burgos en España inician acciones para separarse de la Iglesia y creencia católicas.
Las monjas Clarisas de la Provincia de Burgos, en España, inician acciones para separarse de la Iglesia y creencia católicas.

El pasado 13 de mayo, a través de redes sociales, la abadesa Sor Isabel de la Trinidad, quien representa a 15 monjas de citada la iglesia, declaró “no es que estemos secuestradas, lejos de nuestras familias, pues no nos vamos de la iglesia que os iremos explicando, por los que esteís preocupados por esto”.

Cabe señalar que cuentan con un gran número de seguidores debido a que elaboran dulces y trufas de chocolate de alta calidad y son recomendadas por algunos chefs reconocidos, como Pedro Subijan.

El arzobispado ha excomulgado a 10 monjas, mientras que ellas, en un manifiesto católico de 70 páginas, comunicaron que no reconocían al Vaticano, al Papa y a ninguna institución de esta corriente católica.

La acción de las monjas, en derecho canónico, supone un delito de cisma, y se produce cuando una comunidad de religiosas decide romper el vinculo con el pontífice, con el vaticano, etc. Se considera el primero del siglo XXI en España y en el mundo, es una pena canónica que impone la Iglesia Católica y que confiere que ellas dejan de estar adeptas a la Iglesia y religión católica.

Al no reconocer a las citadas autoridades eclesiásticas, se adscriben a otra corriente religiosa, la Pía Unión Santi Pauli Apostoli (Pía Unión de Santiago Apóstol) cuyo dirigente es Pablo de Rojas Suarez Franco, obispo excomulgado de la Iglesia católica, quien vive junto con su porta voz en el monasterio.

A pesar de que las 10 monjas mencionadas fueron excomulgadas no se han retirado del monasterio, por lo que Mario Iceta, arzobispo y representante legal de estos conventos, les informó que la primera semana de julio deberán abandonarlo de forma voluntaria, o de lo contrario iniciará acciones legales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *