Allen Ginsberg, City Lights Publishers, 1956, Nueva York

Por César Badillo

Howl es un poema que claramente representa la esencia de la Generación Beat. Tiene como intención expresar la inconformidad, censura y opresión de los cincuentas en los Estados Unidos. Su estructura no se adjunta a métodos “tradicionales” de la poesía, incluso, Ginsberg siempre intentó tener un estilo diferente al de su padre -que escribió con métrica y rima estricta-. El texto intenta separarse de la escritura académica de la época (a pesar de formarse y participar en ese mismo sistema). Los valores del poema también reflejan la ideología de la Generación Beat: la necesidad de libertad, de una expresión sexual más abierta, libre y en gran parte homosexual, la denuncia a la censura artística y a la violencia que estaba forzada en su generación.

Los métodos que empleaba la generación beat al escribir eran un intento de innovación y una rebeldía contra los de la academia. Cada autor, de este grupo de escritores, intentó emplear una manera que reflejara libertad y rebeldía; Burroughs recurría a métodos como “cut-up technique”, que consiste en mezclar y jugar con el orden de un texto hasta quebrar su linealidad y establecer un orden nuevo que altera la experiencia del texto. Ginsberg, en Howl, emplea un verso libre que se diferenciaba de la métrica enseñada en Columbia. Este verso libre cuida un ritmo interno que le otorga fluidez y movimiento. El poema (como toda poesía) tiene la intención de ser leído en voz alta, el ritmo del texto se deja mostrar a través de la entonación y la expresión de la voz.

Es la manera en la cual ellos presentaban sus poemas, muchas veces en clubes o en bares, en grupo y en voz alta; de la Generación Beat se formaron tradiciones como la poesía slam, que tiene como característica ser escuchada antes de ser leída.

Ginsberg también emplea varios juegos sonoros en donde la sonoridad de una frase y no necesariamente el sentido es lo que forma parte del texto, como al final de la primera parte con el verso: “America’s naked mind for love into an eli eli lamma lamma sabacthani saxophone cry”. El intentar destacar el sonido, el efecto o la experiencia del texto a sacrificio del sentido del texto, es una característica común para la generación beat.

La valoración estética de Howl viene de cómo logra combinar todas estas técnicas de manera fluida y natural. El ritmo de Howl es notable, cada palabra tiene una relación y dependencia con la otra. El ritmo se mantiene con la oralidad natural de las oraciones; cada sílaba es una nota en el poema, la expresión de cada verso es tan importante como su sentido. Esto hace que Howl, y en gran parte toda la Generación Beat, viva dentro del verbo; la palabra “Beat” en si, sirve como verbo y como adjetivo. El poema fue muy controversial para su época, hubo varios intentos de censurar la obra que culminaron en un juicio en la corte, para determinar si el poema podría ser considerado arte y no simplemente un texto vulgar. Esto le dio una plataforma nacional a no solo Ginsberg pero a toda la Generación Beat, donde consiguieron más fama entre toda la controversia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.